Los detalles hacen la diferencia…

En mis experiencias laborales he tenido el privilegio de conocer muchas personas que han aportado a mi formación profesional y personal.  Cada persona que conoces aporta, algunas serán más recordados y otros parecerá que se quedaron en el olvido. Sin embargo, un buen día te das cuenta que ese aporte que en su momento parecía tan sólo un detalle más… hoy hace la diferencia.

En una ocasión, en una actividad del trabajo conversamos sobre “la importancia de los detalles” ese tema que para muchos podría parecer simple y poco relevante, se quedo grabado en mi mente y mi corazón y  justamente ayer mientras descansaba esa información volvía a resonar.

 

Sin darnos cuenta,  nos envolvemos en la vida cotidiana y se nos olvida cómo esos pequeños detalles que podemos tener con los demás pueden hacer la diferencia en sus vidas y en las nuestras. Para muchos vivir se ha convertido en un reto de sobrevivencia y relevancia principalmente y esta carrera no deja tiempo para prestar atención a los detalles.

Avanzamos, logramos, nos convertimos en el arquetipo del “Ganador” y esos pequeños detalles pueden pasar a ser cosas de perdedores.  Olvidando que ambos arquetipos forman parte de nosotros… en algunos momento seremos “Ganadores” en otros “Perdedores” un planteamiento extremo que hacen parece el camino del éxito y el fracaso como dos caminos… cuando en realidad se trata de un mismo camino. El enfoque en la grandeza, es necesario para avanzar, el enfoque a los detalles es indispensable para transcender.

Cartelito IMSF Los detallesVolver reservar espacios para  prestar atención a los pequeños detalles es clave para nuestro bienestar. Generalizar las respuestas, las expectativas o necesidades nuestras y de los demás puede ser una manera rápida y efectiva de resumir la información y una manera poco efectiva de cuidarnos y apreciarnos como seres humanos.  Detenernos a comprender por qué y para qué respondemos, necesitamos o esperamos esto o aquello puede ser el detalle que hace la diferencia para nosotros mismos y para los demás.

Los detalles hacen la diferencia… no asumas, investiga, pregunta. Tema de la semana en IMSF Cultura Emocional.

 

Anuncios

La Pieza que falta: La Gratitud

piezas rompecabezas. jpgDesde que iniciamos nuestra vida en este mundo se nos programa para que logremos tener “Una vida Completa”. Se nos transmiten una serie de creencias sobre lo que debería ser “Una vida completa” y se asocia esta idea central, con todo lo que puede generar  felicidad, plenitud y Bienestar.

Utilizando la analogía de un rompecabezas de muchas piezas, podríamos decir que “Una vida completa” sería aquella que logre tener siempre todas las piezas, sin espacios vacíos. Esa idea que puede parecer maravillosa, se puede convertir también en la peor pesadilla de quienes se aferran a esta creencia y pasan la vida buscando las piezas que falta y sufriendo por cada pieza que no aparece o que no encaja en su modelo.

Afortunadamente en algún momento de la vida nos vamos a detener y esa será una oportunidad grandiosa para repensar y eliminar algunas creencias e incluso generar nuevas.

En uno de esos momentos descubrí que el rompecabezas de mi vida, de alguna manera es igual y diferente al del resto de la humanidad. Qué muchas veces forzamos piezas para no ver el espacio vacío y que las piezas forzadas terminan desapareciendo. También descubrí que pasamos más tiempo con piezas incompletas que con todas las piezas. Por una u otra razón siempre faltan piezas en el rompecabezas de la vida.

piezas rompecabezas 2. jpgDesde la observadora que soy,  percibo como  las piezas que faltan muchas veces se convierten en el enfoque vital de muchos. Vivir para encontrar las piezas, pensando que cuando las tengas serás completamente feliz.

Después de pasar mucho tiempo tratando de completar todas las piezas del rompecabezas de mi vida, llega a algunas conclusiones.

1)- La idea de ver la vida como un rompecabezas es limitante y  muestra la vida como un plano estático. En mi caso mi vida es dinámica y las piezas  se mueve y van tomando diferentes formas y significados en cada etapa de mi vida.

2)- Enfocar la energía en aquello que me falta es la puerta de entrada al desgaste y la insatisfacción.

3)- Mostrar mis piezas a otros y resaltar lo bien que funcionan y se complementan agregará muy poco valor a la vida de otros. Esas piezas tiene valor por el significado que yo les doy y es probable que para otros no tenga el mismo significado.

4)- sin importar lo que falta o lo que tengo… la pieza que une todo y me devuelve sentido y significado es “La gratitud”

La pieza GratitudPara mi no importa si ves tu vida como un rompecabezas, como un espiral, como un tablero de ajedrez, etc… para mi lo que realmente ha hecho la diferencia en mi vida es tener siempre a mano la pieza de la Gratitud.

Enfocar más mi energía en agradecer por todo lo que tengo y lo que soy en cada momento. Aún cuando siento que las cosas no marchan como me gustaría o quisiera.

La pieza que falta es “La gratitud”

 

 

 

 

 

 

 

“Poner el dedo en la llaga”

amatista2_jpg“Poner el dedo en la llaga” es una frase que muchas veces hemos escuchado y otras veces la hemos vivido en nuestra propia experiencia. En algún momento nos ha vuelto a doler esa herida “llaga” que parecía que ya se había curado por completo.

Para muchos las heridas se pueden convertir en un lugar seguro. Saber cual será tu dolor parece proporcionarnos alivio. Entonces nos vamos quedando tranquilos y acostumbrados y la vida se convierte en evitar más que en hacer.

Este miércoles conversaremos en IMSF Cultura Emocional sobre la necesidad de “Poner el dedo en la llaga” para empezar a sanar y liberarnos de todo lo que nos mantiene atado a las  heridas y alejado de la sanación.

Este miércoles a las 12:30 p.m. te esperamos por facebook live  y por Hangout.

 

¿Cómo respondes a los cambios?

Loading 1. jpgCuando me detuve a reflexionar para contestar esta pregunta, recordé como en  muchos ámbitos de mi vida he sido promotora y agente de cambios.

Recuerdo que en mi primera experiencia de trabajo, hace ya mucho tiempo… La supervisora lo primero que me dijo fue “Es importante que  marques la diferencia y hacer un cambio en el trato y atención a los clientes” Entonces yo con unos 18 años y convencida de que todo era posible. Inicie mi primer proyecto de cambio en el ámbito profesional.  Mis dos estrategias fueron: “Todo el mundo a saludar” y “Todos sentados para mantener el orden”  como parte de la estrategia la amabilidad y el sentido del humor eran indispensable.

En muy poco tiempo nadie se arriesgaba a pasar por la recepción sin saludar a la “Recepcionista” y la fama de sentar a las personas fue creciendo y hasta los más altos ejecutivos me seguían el juego y se sentaban tranquilos. Mi manera de enfrentar lo que para muchos era un trabajo aburrido y simple me permitió continuar avanzando y ocupar otras posiciones y seguir creciendo en mi carrera.

El factor común siempre ha sido “Queremos un cambio” te puedes ocupar. Esta frase siempre es música para mis oídos, me encanta el cambio.  Me encanta ser parte del cambio, anticiparlo, actuar para que ocurra, aprender de la experiencia y ver los frutos en términos de resultados y aprendizajes.

Dicho todo lo anterior, puede decir que tanto en el  ámbito personal como profesional respondo al cambio como un reto.  Cada cambio me genera esa combinación de entusiasmo e incertidumbre que me mueve a salir de la zona de confort y explorar escenarios alternativos y empezar a reconocer las rutas y a crear nuevas si es necesario. La convicción de que lograremos el cambio, la persistencia y la determinación son parte de las claves que me ayudan a mantenerme energizada y superar las altas y bajas del proceso de transición.

IMSF P2Mi historia con el cambio continúa… acompañar a otros a realizar los cambios que necesitan para transformar sus vidas, profesiones, negocios es mi trabajo y mi misión de vida.

Este es un resumen de mis respuestas al cambio…Me gustaría escuchar las tuyas, comentamos ¿Cómo respondes a los cambios? 

Acompáñanos hoy a las 6:00 p.m. a través de facebook live a conversar en nuestro Programa IMSF Cultura Emocional sobre esta apasionante tema.

 

 

 

 

 

Transformando Nuestra Cultura Emocional

El proceso de transformación de nuestra cultura emocional inicia con el reconocimiento de sus manifestaciones e implicaciones en nuestras vidas. No se trata, de convertirnos en quienes no somos, se trata de SER más nosotros mismos.

SER más nosotros mismos implica ocuparme de mi en primera personal, iniciar la aventura de transformación desde mi interior. Revisando mis creencias, valores, hábitos, costumbres y experiencias. Cuestionando el “orden” ya establecido y sin violentarme empezar a mirar más allá y crear una visión más clara de mi propio cambio.

Ir al pasado a conectarme con mi historia, perdonar, sanar, honrar, agradecer y rescatar todos los aprendizajes, que me permitirán llenarme de fuerza para realizar los cambios y alcanzar la transformación.

“Aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de sus vidas, fuerzan a la conciencia cósmica a que los reproduzca tantas veces como sea necesario para aprender lo que enseña el drama de lo sucedido. Lo que niegas te somete. Lo que aceptar te transforma.”

 Carl Gustav Jung

Con todo los aprendizajes disponerme en el presente para transitar la aventura de la transformación. Comprender que el proceso del cambio me llevará a lugares, situaciones, experiencias, cuestionamientos que no me gustarán.

Aceptar que unos días los avances serán visibles y me parecerán más significativos y que otros días parecerá que no pasa nada y los avances intangibles debilitan la confianza. Sin importar que sea visible o invisible siempre que estés receptivo, dispuesto y accionando el cambio estará ocurriendo.

Acción, es por mucho la palabra clave para la transformación. Si vemos y no hacemos, continuaremos con la misma visión. Si reconocemos y no hacemos seguiremos contándonos la misma historia una y otra vez. La acción sostenida es la que creará el puente que conectará el deseo con la nueva realidad.

Celebrar cada pequeño acción realizada nos anima a continuar con el plan. Celebrar los pequeños logros nos anima a sabernos capaces de mayores retos.

Asumir y respetar nuestra propio proceso. Aceptar nuestra vulnerabilidad sin llegar a sentirnos víctimas de las circunstancias. Reconocer que no somos infalibles y que cometer errores es parte del camino.

Seguir amándonos y respetándonos cuando fallamos y cuando acertamos…porque transformar nuestra cultura emocional para Ser Emocionalmente Inteligentes es un regalo primero para nosotros mismos y luego para todos aquellos que interactúan con nosotros.

Tal como dice Elsa Punset … “No es Magia es Inteligencia Emocional” y precisamente de eso se trata nuestra transformación de desarrollar y fortalecer nuestra inteligencia emocional y que nuestra cultura también se distinga porque somos personas Emocionalmente Inteligentes.

Si te gusto este articulo comparte y comenta.

Si quieres iniciar o continuar tu proyecto 2017 de transformación y Mejora,  Únete a nuestro Programa IMSF Cultura Emocional  

Completa el Formulario y Participa